Camiones eléctricos ¿para cuándo?

Los camiones eléctricos ¿para cuándo?

Ante la creciente preocupación por las emisiones y el calentamiento global, el desarrollo de camiones eléctricos despierta interés e impulsa las inversiones de las grandes compañías.

Todo avance en la creación de camiones eléctricos para el transporte de mercancías, tanto en el ámbito urbano como en carretera, supone un punto de inflexión en la movilidad sostenible y la reducción del impacto ambiental.

Sin embargo, aún falta bastante más de tiempo para que este desarrollo alcance definitivamente el mercado Español.

Algunos vehículos eléctricos de carga, camiones, que ya han realizado avances significativos:

  • Tesla Semi: presentado a finales de 2017, con una autonomía de hasta 800 kilómetros y una capacidad de carga de hasta 36 toneladas. Destacan en él, el tiempo de aceleración (de 0 a 100 km/h en 5 segundos cuando está sin carga y de 20 segundos cargado a la capacidad de carga máxima) y el tiempo y tipo de recarga, ya que puede cargarse con energía solar o enchufado superando el 80% de la batería en 30 minutos.

 

  • Daimler E-Fuso Vision One: también anunciado en 2017, pero aún sin demasiadas precisiones en cuanto muchos de sus detalles –como el tiempo de carga de la batería o su lanzamiento al mercado-, contaría con autonomía de hasta 350 kilómetros y capacidad de carga para 11 toneladas.

 

  • Volvo FL Electric: con motor de 248 caballos, autonomía de hasta 300 kilómetros y pensado como un camión de reparto urbano, la carga convencional de su batería podría llevar 10 horas, mientras que una carga rápida se realizaría en sólo 2 horas.

 

  • Irizar IE Truck: con capacidad para transportar hasta 18 toneladas, la empresa vasca lo ha creado pensando en un uso urbano (especialmente en recogida de residuos).

Aunque estos son aún prototipos, ya se han presentado algunos vehículos de menor porte especialmente diseñados para la última milla, como el Nextem (con capacidad para 500 kg en 5 metros cúbicos de volumen y hasta 270 kilómetros de autonomía) y el TGM 26.360E (con capacidad de 26 toneladas y hasta 180 kilómetros de autonomía).

Entre los desafíos a los que se enfrentan los fabricantes, la autonomía de las baterías es el principal, pero también –como ocurre con los coches- el tiempo de carga (a corriente alterna-normal o continua-rápida) y la infraestructura de estaciones de recarga representan un reto.

Entonces, ¿Cuánto tiempo?
Algunos expertos auguran 10 años para comenzar a verlos con normalidad por las carreteras, sobre todo con la esperanza de encontrar la ecuación que permita reducir su precio de mercado.

Sin embargo, puede tornarse una perspectiva menos alentadora si se consideran el avance y fomento institucional que encuentran otras tecnologías, como el gas natural, lo que podría llevar a que los camiones eléctricos tarden un poco más en encontrar la infraestructura adecuada y un precio competitivo para abordar el mercado.