Consejos de salud para el transportista

El chek list del transportista saludable

La creciente preocupación y consideraciones en cuanto a la salud inmediata y a largo plazo del trabajador no siempre se ajustan con las condiciones de cada actividad, por ello proponemos aquí algunos consejos de salud para el transportista profesional.

Las condiciones de trabajo de los transportistas de carga tienen ciertas particularidades. Un espacio laboral reducido que limita el movimiento, ambiente cerrado, ventilación mecánica y respiración de gases, exponen a encontrar trastornos que pueden evitarse siguiendo algunas recomendaciones.

Comprobaciones antes de salir

Haber dormido y descansado lo suficiente: dormir siete u ocho horas contribuye a estar alerta en las horas de conducción. Durante el sueño el cuerpo se regenera y la mente descansa por lo que es importante hacerlo en un lugar oscuro y silencioso.

Estira los músculos y ajusta la posición: algunos ejercicios breves antes de sentarse proporcionarán mayor comodidad y evitarán los espasmos musculares o entumecimientos durante el recorrido.

Lista de previsiones antes de partir

Provisión de agua: procura llevar agua suficiente, no sólo previene la deshidratación durante el viaje, también previene el riesgo ante enfermedades asociadas. Una vez que el cuerpo siente sed es porque ya hace tiempo que le falta hidratarse, por eso es importante ir tomando de a sorbos periódicamente.

Lleva futas y frutos secos: las frutas y frutos secos son ideales para llevar a bordo, fáciles de digerir y comer en cualquier ocasión, y ricos en vitaminas y minerales que ayudan a mantener una buena salud en general.

Compensar con hábitos fuera del trabajo

Evitar dulces y estimulantes: el consumo de bebidas estimulantes y dulces procesados sólo aumentan la energía a corto plazo, provocan más sed y otros problemas de salud a posteriori.

Actividades de relajación: no se trata de ejercicios de relajación, sino de actividades que produzcan placer, que simplemente cambien el enfoque de la mente y, si ejercitan el cuerpo, mejor. Caminar, leer, cualquier tipo de actividad ayuda a desconectar y vaciar la mente.

Cambiar los hábitos no es fácil, pero se puede empezar por lo más sencillo y continuar hacia una vida más saludable que ayude a evitar riesgos de salud y laborales.