En los últimos años hemos sido testigos de un resurgir de las empresas de mensajería y paquetería.

Hasta hace poco había relativamente pocas empresas dentro del sector, pero en un plazo de cinco años el número de ellas ha crecido exponencialmente.

¿Qué ha ocurrido? Lo que ha pasado ha sido que los consumidores cada vez se animan más a hacer sus compras online.

El conocido como e-commerce ha disparado sus cifras en España y eso ha hecho que las tiendas online hayan incrementado su demanda de servicios por parte de empresas de mensajería y paquetería.

De hecho, este tipo de empresas se han convertido en un elemento fundamental para que un negocio online pueda funcionar. A medida que avanza la tecnología el consumidor se vuelve cada vez más exigente y de cara al futuro sólo van a poder sobrevivir aquellas empresas que sean capaces de hacer las entregas en el menor tiempo posible. De ahí la necesidad de contar con una empresa de mensajería que sea confiable.

Pero no todo se centra en las entregas, también es una cuestión de logística inversa.

El cliente quiere poder devolver la mercancía con la misma rapidez y sencillez con la que la ha recibido en su casa. Esto implica que ahora las empresa de mensajería y paquetería no sólo tienen que dar el mejor servicio posible en cuanto a las entregas, sino también para atender a las devoluciones.

Es el la logística inversa donde surge el problema para muchas tiendas online. Las devoluciones tienen un coste, puesto que nuevamente la empresa de paquetería tiene que recoger el paquete y entregarlo en su destino, aunque esta vez el paquete va desde casa del cliente a la tienda.

Las grandes tiendas online pueden permitirse ofrecer gastos de devolución gratuitos, pero para las tiendas más pequeñas no resulta tan sencillo asumir el coste de la devolución y por ello se ven obligadas a negociar más con las empresas de paquetería para conseguir un ajuste en las tarifas.