El transporte terrestre apuesta por la digitalización

La digitalización está ya presente en nuestra vida cotidiana y en muchos ámbitos empresariales y profesionales.

El sector del transporte terrestre no se puede permitir quedarse atrás en materia de innovaciones y por eso en los últimos años se han implementado numerosos cambios que están dando resultados positivos.

En el caso de la logística el proceso de digitalización afecta de diversas maneras. En primer lugar incide en los propios medios de transporte. Los camiones actuales incorporan tecnologías que hacen que la conducción sea más segura y eficiente. Es el caso por ejemplo de los avisadores de fatiga o los tacógrafos digitales.

Pero los cambios no acaban aquí. Todo el proceso logístico se ha mejorado. Las nuevas tecnologías permiten tener mejor controladas las mercancías, de modo que se agiliza la preparación de pedidos.

La radiofrecuencia y los nuevos sistemas de monitorización permiten que la empresa pueda tener constancia en todo momento del lugar exacto en el que se encuentra una determinada mercancía, desde que llega a su almacén hasta que es puesta a disposición del cliente, reduciendo así los costes logísticos y mejorando el control del stock.

El cliente también se ve beneficiado por este proceso de digitalización. Son ya muchas las empresas de logística que disponen de plataformas o aplicaciones para móvil con las que el cliente puede saber en todo momento el estado del pedido. Esto le permite tener un mayor control sobre los envíos y poder, a la vez, dar una mejor información a sus propios clientes.

De cara al futuro se espera que las nuevas tecnologías sigan mejorando el transporte terrestre.

Innovaciones como los camiones autónomos o las autopistas electrificadas, capaces de aportar energía a los camiones híbridos, van a suponer en la próxima década todo un reto que las empresas deberán afrontar si quieren mantenerse en el mercado con éxito.