¿Entregas con drones? 

Entregas con drones, ¿es posible ofrecer un servicio de mensajería con garantías?

Los servicios de mensajería a través de entrega con drones es una apuesta que viene presionando desde hace varios años, pero que aún encuentra varios inconvenientes.

El sueño de los fabricantes de estas aeronaves no tripuladas se va convirtiendo de a poco en una realidad, aunque muy lentamente y en espacios estrictamente restringidos.

Actualmente, algunas plataformas de entrega han conseguido autorización para este tipo de servicio comercial en tres zonas de tres ciudades en Australia y en una ciudad del suroeste de Virginia, Estados Unidos.

En Europa, aún se está trabajando en las normas que regulen este tipo de transporte, a pesar de que las primeras pruebas técnicas comenzaron hace ya varios años en Reino Unido.

Limitaciones del servicio de reparto con drones

Después de varios años de pruebas y demostraciones, las dos empresas consiguieron licencias para ofrecer el servicio de entrega con drones, aunque en zonas restringidas.

Entre las principales consideraciones para limitar el servicio se encuentran elementos como:

  • Las quejas de los vecinos. Donde se ha puesto a prueba esta modalidad las quejas se centran en el ruido que producen los aparatos en el barrio, y en la violación a la intimidad frente a las grabaciones que realizan las cámaras que llevan incorporadas.
  • Vuelos sin seguimiento visual del operador. Los permisos concedidos en Australia y Estados Unidos superaron periodos de prueba durante años, demostrando que los aparatos podían realizar las entregas satisfactoriamente. Sin embargo, este es uno de los puntos más discutidos para establecer una normativa que permita utilizar este tipo de vehículos.
  • Riesgos de un espacio aéreo con un volumen de tráfico muy elevado. En Europa, en particular en España, la invasión del espacio aéreo por parte de una nave no tripulada que saliera del control del operador podría poner en riesgo la seguridad de las rutas de vuelos comerciales.

Europa tiene regulaciones que impiden sobrevolar edificios y personas. El uso de estas aeronaves requiere autorización para cualquier uso comercial y no está previsto el transporte de cargas.  

Mientras en otras latitudes ya se está implementado y estas aeronaves no tripuladas de más de 25 kilos pueden transportar hasta 1 kilo y medio de mercancías como medicamentos y comidas, en Europa aún habrá que esperar un poco más para saber si podrá implementarse y dónde.

Mientras, en TRAINSA, seguiremos trabajando para ofrecer el mejor servicio de mensajería a todos nuestros clientes.